22 de abril de 2012

Historia arquitectónica y artística del santuario de Nuestra Señora del Castañar (9ª Parte)



Autor: Roberto Domínguez Blanca

De Eugenio Álvarez Dumont es también la pintura que nos muestra a la reina judía Esther, otra obra de excelente calidad al igual que las anteriores. Esther, entronizada y solemne, muestra un recipiente semiesférico, reflejando en su bello y delicado rostro cierto estado de melancolía. Le rodea un rico, exótico y colorido escenario. La lectura cristiana mariológica la realza como mediadora de su pueblo: consigue el perdón de los judíos, de la misma manera que María como intercesora de la humanidad consigue su perdón ante la divinidad. Esto justifica la presencia de Esther en el camarín, de igual forma que tradicionalmente es asimilada como prefiguración de la coronación de la Virgen; ambas como reinas sabias confiadas en Dios para salvar a su pueblo/humanidad.

Esther (Eugenio A. Dumont)

Esther, personaje virtuoso y decidido, se jugó la vida por su pueblo al presentarse sin permiso ante el trono de su esposo, el rey persa Asuero (Jerjes I), rogándole que revocara la persecución que Amán, su primer ministro, había emprendido contra los judíos. Desde el punto de vista eclesiológico, el acoso a los judíos que se narra en la Biblia se identifica como prefiguración de la Iglesia perseguida.


 

            De César Álvarez Dumont, como ya adelantamos, son las cuatro mujeres restantes. Raquel es una de ellas. Su carácter sencillo es subrayado por la pose escogida. Sedente y vestida con una túnica a rayas, inclina la cabeza en actitud humilde, dirigiendo dulcemente su mirada al espectador. La larga toca que cubre su cabeza y que ensombrece buena parte de la misma acentúa su apacibilidad. Por su forma de ser, frecuentemente es acompañada por una oveja, pero éste no es el caso. Cruza las manos sobre su pierna izquierda, permitiendo asomar bajo la túnica un pie desnudo. El fondo es un interior reducido a un plano inmediato a la protagonista, realzando el carácter íntimo de la escena, especialmente al no abrirse ningún vano al exterior. César utiliza el mismo escenario que para Jael.

Raquel (César A. Dumont)
           
           Su historia, que se recoge en el Génesis, narra la intención de su primo Jacob de casarse con ella; pero el padre de Raquel, Labán, pretendía que lo hiciera con su primogénita, Lea, sin que Jacob fuera consciente de ello. Sin embargo, éste y Raquel terminarán conociendo el engaño de Labán. Con todo, Raquel no frenó ceremonia para evitar una humillación pública a su hermana. Tras una larga espera llena de sinsabores, Raquel se unió a Jacob dándole dos hijos, muriendo desgraciadamente en el parto del segundo. Jacob la enterró cerca de Belén, un lugar que en la actualidad es polo de peregrinaje. Para el judaísmo Raquel es una intercesora de este pueblo ante Dios, pues el profeta Jeremías se refiere a ella como “Raquel que llora a sus hijos”. 

Carente el boato de las anteriores féminas, el pintor representa a Ruth como una sencilla campesina sentada sobre una montonera de espigas. Su humilde indumentaria se reduce a un vestido celeste de manga corta ceñido a la cintura, y una manta gruesa color hueso que le tapa la cabeza. Pensativa, aparta la mirada del espectador y sujeta su barbilla con la mano derecha, mientras que con la otra manosea un haz de espigas. De nuevo, el fondo es conscientemente artificial con una vegetación esquemática y ordenada.

Ruth (César A. Dumont)


Ruth ejemplo bíblico de amor filial, es una prefiguración de la Iglesia, lo mismo que su segundo esposo, Booz, lo es de Cristo. La unión de Ruth con Booz simboliza la de la Iglesia con Cristo. Previamente, al haber enviudado del israelita Mahlón, parte junto a su suegra Noemí a Canaán huyendo de la miseria. Allí, para saciar el hambre, busca en los campos de cereales lo que desechan los cosechadores, momento representado en el lienzo, yendo a parar a los campos de Booz donde éste la tomará por esposa.

            Sobria es la vestimenta de una Débora despojada de joyas, reducida a una túnica blanca y un manto del mismo color con galón celeste que le cubre la cabeza. Dirige su mirada y el gesto de sus manos al firmamento, sujetando con el brazo izquierdo una lanza. Se halla sobre un terreno encharcado, delante de la consabida naturaleza artificial que han empleado como fondo los Álvarez Dumont.

Débora (César A. Dumont)

            Débora es descrita en el Antiguo Testamento (Libro de los Jueces) como una profetisa que además era el cuarto juez del Israel anterior a la monarquía, el único de condición femenina. Pronosticó la victoria de los ejércitos israelitas, dirigidos por el general Barac, sobre las fuerzas del cananeo Sísara, aunque quien dará muerte a éste será otra importante mujer bíblica, Jael. El artista ha rodeado a Débora con dos palmeras, pues bajo una palmera de Efraín dictaba sus sentencias. 

            Precisamente Jael es la última de las ocho mujeres que completan el cortejo en torno al trono de nuestra Patrona. Representada de pie, viste una túnica talar blanca que se ajusta bajo el pecho con una faja de colores más vivos, en tanto que cubre su cabello con un pañuelo ceñido a la cabeza. Su mano izquierda lleva agarrada una pica, mientras que la derecha, un martillo. No permanece en pie posando, sino que anda sigilosamente, mirando prudentemente en el sentido contrario de la marcha, como temerosa de ser sorprendida por alguien. Como ya advertimos, César recurre al mismo escenario que podemos ver en el lienzo de Raquel, con las mismas formas geométricas y falsa balaustrada. 


Jael (César A. Dumont)
            Conocida también como una de las mujeres fuertes de la Biblia, de su historia hemos adelantado el hecho principal. Tras la derrota de las tropas de Canaán profetizada por Débora, el general Sísara consigue huir cobijándose en la tienda de Jael, quien lo acoge permitiéndole descansar. Dormido el que era general del rey Jabín, Jael no duda en darle muerte clavándole en la sien una pica con ayuda de un martillo. El momento previo al crimen es el representado en la pintura. Jael simboliza pues, la victoria de María sobre el demonio encarnado por Sísara.

*Si quieres saber más sobre estos cuadros consulta la parte anterior que podrás consultar aquí




(Continuará)

44 comentarios:

  1. Nunca viene mal un repaso sobre mujeres importantes en el Antiguo Testamento, independientemente del credo de cada uno. Simplemente por razones culturales. Entender la iconografía de la obra artística es básico para apreciarla mejor. Y esta entrada del colaborador Roberto viene al pelo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué pinturas más bellas, y que buen repaso por la Historia de estas mujeres. Toda una maravilla el paseo que nos has dado...

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Que belleza de imágenes, tan sencillas y de hermoso colorido. Hace un mes estuve en una presentación de una niña en una iglesia evangélica llamada Ruth
    (Ellos no bautizan, la persona cuando crece elige ser bautizada). Y el pastor hablo de esta figura, Ruth y de su valentía. Me parece que el pintor la reflejado a la operfección.
    Me encanta la expresión de Jael, tan segura de si misma.
    Un post precioso Carmen, y fantástica la historia de cada una de ellas así como la descripción de los cuadros.
    Bss.
    Con tu permiso me llevo a Ruth de recuerdo:-)

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo que hace poco realizaste una entrada similar, y la verdad, que la continuación está muy bien. Sencillamente deliciosas ...

    ResponderEliminar
  5. El santuario de Nuestra Señora del Castañar debe de ser particularmente muy bonito, no es muy frecuente las pinturas sobre personajes de la biblia.
    Particularmente me gusta mucho la de Ruth.
    Un abrazo y que termines de tener buen domingo

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas y muy ilustrativas las dos entradas de mujeres bíblicas. Privilegiadas en un mundo en el que las féminas no contaban para nada, poco más que una res.

    A Jael no la conocía, bonito nombre. Ruth tiene como mérito además que no quiso abandonar a su suegra tars la muerte de su marido, a pesar de que podía haber marchado para tener más facilidad de encontrar nuevo esposo.

    Felicidades Roberto.

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla de pinturas. Esa Esther es magnífica. Me encanta la serie, y también por la temática.

    Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Creo que voy a tener que buscar un largo rato de tiempo y volver atrás para empezar desde el principio..
    saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Carmen, felicidades por la entrevista que te hicieron y felicidades tambien a Roberto por esta fantastica reseña tan bien ilustrada y claramente explicada.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Esther, Raquel, Ruth, Débora, Jael... todo un repaso a la historia de salvación del pueblo elegido y condensado en un retablo.
    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  11. Hermosas y delicadas las mujeres bíblicas de Álvarez Dumont. El santuario del Castañar no sólo es bello arquitectónicamente, sino también por las estupendas pinturas que la decoran. Un fuerte abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  12. Cayetano: por eso Roberto ha incidido tanto en la Historia de estas Mujeres Fuertes de la Biblia. Si no lo hiciese, ¿cómo íbamos a entender la presencia de los distintos objetos que aparecen en los lienzos vinculados a estas mujeres?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Coral: tus felicitaciones van dirigidas a Roberto, autor de esta entrada.
    Besazos

    ResponderEliminar
  14. Katy: por supuesto, puedes llevártela, aunque reconozco que las fotos no son muy buenas. El fondo dorado y la iluminación directa de estos cuadros hace que la cámara desvirtúe los colores reales del cuadro, otorgándoles una coloración dorado- amarillenta que en realidad no poseen. Prometo volver a colgar mejores fotos cuando me acerque en otra ocasión con una cámara mejor.
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Francisco Javier: sí, hace tiempo colgué una entrada sobre el camarín y la restauración de estos lienzos salida de mi humilde pluma y luego Roberto, en esta misma serie, explicó los lienzos de Eugenio Álvarez Dumont. Esta entrada sería su continuación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Mari Pi R: se me ocurre que podía hacer una encuentas sobre los cuadros, a ver cuál sería ganadora. Particularmente me gusta más la elegancia y realeza que otorga a sus mujeres Eugenio Álvarez Dumont. Los personajes de César son más sencillos y de técnica más simple quizás.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Agev: tienes nuestro permiso para tomar las fotos de estas mujeres pos si te vienen bien para alguna de tus explicaciones escolares. Aunque, ya sabes que tienes toda la libertad del mundo para hacerlo...
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Dame Masquée: es extraño que una serie de pinturas se dedique sola y exclusivamente a las mujeres protagonistas de la Biblia, aunque destinadas para un camarín mariano tampoco es raro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Anita: tienes total libertad para hacerlo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Carolina: quedamos felicitados los dos.
    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  21. Francisco Espada: más que en un retablo en una serie de lienzos encastrados o pegados sobre la pared del camarín, adornando su planta de forma cruciforme.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Paco Hidalgo: arquitectura, pintura y naturaleza, porque el entorno del santuario es admirable desde los tres puntos de vista.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Es verdad que ya nos las habías enseñado, pero este repaso, con sus reseñas bíblicas ha sido muy interesante. Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  24. Querida Carmen, una entrada muy interesante, Esther bellisima pintura.Felicidades
    Un abrazo
    Marissa

    ResponderEliminar
  25. Impresionantes pinturas de las mujeres bíblicas. coincido con los demás sobre la de Esther, pero la de Ruth me ha impactado.

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  26. Carmen, ya sabes, estoy segura que el Camerín de la Virgen de Guadalupe tiene en los huecos de los cuatro pilares ocho esculturas (dos por pilar) "Ocho mujeres fuertes" citadas en el Antiguo Testamento: Maria la profetisa, Débora, Jael, Sara, Ruth, Abigail, Esther y Judit, esculturas atribuidas al imaginero Pedro Duque Cornejo en 1736, y algunas la fortaleza se la dieron las armas... eh?!!! quizás en defensa propia, quizás... pero están con la Virgen María (de Guadalupe, la morenita) y además te lo cuentan los monjes sin problemas, ehhhh??? bueno te lo cuentan si pagas... unas moneditas... Bss amiga

    ResponderEliminar
  27. Pues mi favorita es Jael, me recuerda algunos carteles republicanos :) Algunas veces las alegorías de la república se pintaron así, muy parecidas a ella en esta pintura. Un beso, Carmen, me ha encantado el repaso

    ResponderEliminar
  28. Desdelaterraza: en esta entrada se analizan los cinco cuadros que faltaban para completar el tesoro pictórico que se conserva en el camarín del santuario.
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Isthar: besos también para ti, amiga.

    ResponderEliminar
  30. Manuel: sobre gustos... De todas formas hay que reconocer que el lienzo de Ruth es el que mejor ha quedado con mi cámara fotográfica. Y ahe comentado que la luz juega malas pasadas en el camarín. Espero poder mostrar unas mejores fotos en otra ocasión.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. MariCari: lo cula quiere decir que es una tradición que se extiende a buena parte de los camarines marianos al menos de la zona extremeña y sur de Salamanca (seguro que a lo largo y ancho de la península y más allá). Nosotros con los Álvarez Dumont nos conformamos. Duque Cornejo era un escultor e imaginero andaluz que ya hubiéramos querido para Béjar, pero...
    Besazos y gracias por tu aportación, amiga

    ResponderEliminar
  32. Alma:... ¡anda, pues es verdad! Se da un aire a la encarnación de la república y a la representación de la nación francesa de la revolución, por ejemplo. No en vano se trata de la personificación de una mujer fuerte, que lleva las riendas de su pueblo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  33. No conocia a este pintor, y me ha gustado sus obras, de todas las pinturas la que màs me gusta es la de Esther.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Una Excelente explicación de la historia de estas mujeres.
    Los cuadro son preciosos. Me gusta mucho Ruth.

    Enhorabuena a Roberto y gracias Carmen por compartirlo
    Besos para los dos

    ResponderEliminar
  35. magnifica entrada, como siempre perfectamente documentada, una reseña magnifica y un placer lerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Mariac: era en concreto dos hermanos, Eugenio y César, aunque en esta entrada se desarrolla la obra del segundo en el camarín del Santuario del Castañar.
    Besitos

    ResponderEliminar
  37. Laura: muchas gracias a ti, Laura por dejar estas palabras.
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Jose Manuel: tus felicitaciones van a parar a Roberto, autor de esta entrada sobre el Castañar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Me ha gustado la lectura. Especialmente la de las dos últimas, je, la muerte siempre al final.

    Mi memoria ya no da para tanto, pero es un placer leer lo que editas.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Marce: pues a mí me encanta que me comentes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  41. Preciosas imágenes y excelente trabajo
    en tus magníficas entradas, la lectura ha sido un placer.
    feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Es un placer seguir recorriendo de t mano este estupendo santuario y descubrir cosas que cuando lo visité no conocí y claro está se me escaparon, estas mujeres por ejemplo

    Un besote

    ResponderEliminar
  43. Ricarod: como lo es pasarme por tu blog a leer tus creaciones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  44. 40añera: sí, recuerdo que me comentastes que habías visitado Béjar. Te recomiendo que nos vuelvas a visitar para redescubrir esos rincones todavía no conocidos.
    Besos

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.